Centro de Conciliación, Arbitraje y Amigable Composición:

Centro de Conciliación, Arbitraje y Amigable Composición Es el operador de Mecanismos Alternativos de Solución de Conflictos (MASC), autorizado y avalado por el Ministerio de Justicia y del Derecho, ofreciendo a la comunidad de la jurisdicción una opción diferente, ágil y efectiva para resolver las controversias.

 

 

Es una forma directa y civilizada de solucionar conflictos o diferencias que surjan entre las personas, por virtud de una relación contractual o de otra naturaleza, que sea susceptible de transacción o desistimiento y en la cual la definición de la situación corresponde a las partes, quienes a través de la mediación de un tercero experto e imparcial, que propicia un espacio de diálogo, pueden lograr un acuerdo amistoso y de mutuo beneficio, con pleno efecto jurídico.

La Cámara de Comercio del Piedemonte Araucano, como entidad líder en la utilización y promulgación de los métodos alternos de solución de conflictos, cuenta con un Centro de Conciliación, Arbitraje y Amigable Composición, debidamente autorizado el funcionamiento mediante la resolución número 0013 de fecha 21 de Junio de 1996 del Ministerio de Justicia y del Derecho, y mediante resolución 1265 del 6 de Agosto de 2004 se autorizó la adecuación del centro El Centro está comprometido en la consolidación de una Cultura afín con el acceso oportuno y eficaz a la justicia; maneja la resolución de conflictos jurídicos interpersonales, interinstitucionales, empresariales y demás de índole privado, a través sus servicios:

  • Conciliación
  • Arbitraje
  • Asesorías a la medida

De conformidad con el artículo 228 de la Constitución Nacional y el artículo 1 de la Ley 270 de 1996 la administración de justicia es una función pública. Al respecto la Corte Constitucional en la sentencia C-1038 de 2002, que cita a la sentencia SU-600 de 1999, menciona que por la importancia de las funciones que desarrollan los centros de conciliación y/o arbitraje su actividad implica el ejercicio de una función administrativa. En el mismo sentido, de acuerdo con el artículo 116 de la Constitución Nacional los particulares pueden ser investidos transitoriamente de la función de administrar justicia en la condición de conciliadores o árbitros y considerando que dichas personas deben estar inscritas en un centro de conciliación y/o arbitraje, la función pública tanto de conciliadores y árbitros, se desarrolla en los términos que determina la Ley. De acuerdo con lo anterior, los centros de conciliación y/o arbitraje son instituciones que cumplen una función administrativa, autorizadas por el Ministerio de Justicia y del Derecho, que coadyuvan a la administración de justicia y prestan a los conciliadores y/o árbitros los recursos logísticos, físicos, técnicos y financieros necesarios para el desarrollo de sus funciones. Es en últimas un administrador y prestador de servicios.